¿En qué consiste la dacriocistorrinostomía o intervención para el lagrimal obstruido?

Las personas están constantemente produciendo lágrimas en las glándulas lagrimales durante todo el día. Esto ayuda a mantener lubricada la córnea y la superficie ocular. Sin embargo, se puede dar lo contrario. Cuando un paciente no puede generar esas lágrimas, puede que esté desarrollando una obstrucción lagrimal, impidiendo que esta vía funcione correctamente. 

Cuando se nos presenta algún caso de obstrucción lagrimal en nuestra clínica oftalmológica en Alicante, actuamos de la siguiente manera: ofreciendo el mejor tratamiento para poner fin a su problema ocular. 

Nuestros especialistas recurrirán a la dacriocistorrinostomía y hoy te explicaremos paso a paso en qué consiste esta intervención quirúrgica. 

¿Cuándo está recomendada está intervención?

En Oftálica recurrimos a la dacriocistorrinostomía cuando un paciente experimenta obstrucción crónica del lagrimal, lo que puede manifestarse con síntomas como lagrimeo excesivo, sensación de ojo seco, inflamación en el área del lagrimal y recurrentes infecciones en los conductos lagrimales. 

Esta intervención se recomienda después de que otras opciones de tratamiento más conservadoras, como el uso de lágrimas artificiales o antibióticos, no han logrado proporcionar alivio adecuado.

La persistencia de la obstrucción del conducto lagrimal durante un período prolongado indica una necesidad de un procedimiento quirúrgico. Esta obstrucción puede deberse a diversas causas, como estrechamiento del conducto debido a inflamación crónica, presencia de tejido cicatricial o anomalías estructurales.

¿Cómo se realiza la operación de obstrucción lagrimal?

La obstrucción del lagrimal puede ser una condición molesta y, en algunos casos, debilitante, que afecta significativamente la calidad de vida de quienes la padecen. Afortunadamente, la dacriocistorrinostomía, una intervención quirúrgica especializada, ofrece una solución efectiva para este problema.

Láser diodo

En la actualidad, la DCR se practica comúnmente utilizando tecnología láser diodo, una opción cada vez más preferida debido a sus numerosas ventajas. Esta tecnología láser ofrece precisión y control excepcionales durante el procedimiento, lo que permite al cirujano crear la nueva vía de drenaje con mayor exactitud y seguridad. 

Además, el láser diodo es menos invasivo que otras técnicas quirúrgicas, lo que resulta en un proceso más cómodo y con menos riesgo de complicaciones para el paciente.

Una de las principales ventajas del uso del láser diodo en la DCR es la capacidad de tratar la obstrucción del lagrimal sin necesidad de realizar incisiones visibles en el área alrededor del ojo. Esto significa que se evitan las cicatrices externas y se reduce el riesgo de complicaciones relacionadas con la cirugía.

Anestesia en la operación del lagrimal obstruido

El procedimiento de DCR con láser diodo generalmente se realiza bajo anestesia local o general, según las preferencias del paciente y la recomendación del cirujano. Después de la cirugía, se proporcionarán instrucciones específicas sobre cuidados postoperatorios para garantizar una recuperación óptima y se programarán citas de seguimiento para monitorear el progreso del paciente.

¿Existe algún tipo de riesgo?

Es fundamental comprender que, aunque la dacriocistorrinostomía es una intervención segura y efectiva en la mayoría de los casos, como cualquier procedimiento quirúrgico, conlleva ciertos riesgos y posibles complicaciones que deben tenerse en cuenta:

  • Sangrado: Durante la cirugía, puede ocurrir sangrado en el área tratada. Si bien se toman precauciones para minimizar el sangrado durante el procedimiento, es posible que el paciente experimente hematomas o sangrado después de la cirugía. 
  • Hinchazón: Es común experimentar hinchazón alrededor del área tratada después. Esto puede causar molestias y dificultad para abrir completamente los ojos. La hinchazón generalmente disminuye gradualmente en los días posteriores a la cirugía.
  • Molestias temporales: Después de la cirugía, es común experimentar molestias temporales, como sensación de presión, picazón o irritación en el área tratada

¿Cuáles son los resultados de la dacriocistorrinostomía?

En la mayoría de los casos, la dacriocistorrinostomía tiene resultados muy buenos, aliviando los síntomas del lagrimal obstruido y mejorando la calidad de vida del paciente. 

Se estima que entre el 85% y el 90% de los pacientes experimentan una mejoría significativa en sus síntomas después de la cirugía. Los resultados suelen ser duraderos, aunque en algunos casos pueden ser necesarios procedimientos adicionales si la obstrucción vuelve a ocurrir en el futuro. 

Es importante tener expectativas realistas sobre los resultados y discutir cualquier pregunta o inquietud con el oftalmólogo antes de la cirugía.

Cuidados después de una intervención de lagrimal obstruido

Después de someterse a una intervención para tratar la obstrucción del lagrimal es crucial seguir cuidados específicos para garantizar una buena recuperación y prevenir complicaciones:

Es fundamental seguir todas las instrucciones proporcionadas por el oftalmólogo: uso de medicamentos recetados, como gotas para los ojos o antibióticos

Es importante evitar frotarse los ojos después de la cirugía, ya que esto puede irritar el área tratada y aumentar el riesgo de complicaciones. También se deben evitar actividades que puedan ejercer presión sobre los ojos, como levantar objetos pesados.

Es recomendable proteger los ojos de la exposición a factores ambientales irritantes, como el humo, el polvo o el viento, durante el proceso de recuperación. El uso de gafas de sol puede ayudar a proteger los ojos sensibles y reducir la irritación.

Con una alta tasa de éxito y riesgos mínimos, esta intervención ofrece a los pacientes la oportunidad de mejorar su salud ocular y disfrutar de una mejor calidad de vida. 

Si estás experimentando síntomas de lagrimal obstruido, te recomendamos que consultes con nuestros oftalmólogos para obtener más información sobre tus opciones de tratamiento

¡Te esperamos! 

Comparte esta publicación