Diabetes ocular

¿Qué es la Diabetes ocular?

El exceso de glucosa en la sangre durante mucho tiempo puede causar daños en varias partes del cuerpo, incluyendo el corazón, los riñones, los vasos sanguíneos y los pequeños vasos sanguíneos de los ojos.

Las personas con mayor riesgo de desarrollar una retinopatía diabética son aquellos que tienen un mal control del azúcar en la sangre: mujeres embarazadas, personas con presión arterial alta y niveles elevados de grasa.

Cuando los vasos sanguíneos en la retina se ven afectados por esta enfermedad se produce un escape de fluidos o se cierran por completo, es la llamada retinopatía diabética.

Derivado de esta enfermedad, el paciente empieza a experimentar una pérdida de visión cuando la diabetes ya ha avanzado, por lo que una revisión del fondo del ojo es obligatoria y muy importante para evitar que se incremente la pérdida de visión del ojo.

Síntomas

En las fases iniciales de la diabetes óptica no se aprecia ninguna señal visible. Por ello, es importante saber que una persona puede padecer una retinopatía diabética y no tener ningún tipo de molestia visual.

La disminución  progresiva de una persona diabética puede darse por:

  • Presencia de líquido acumulado en la parte central de la retina
  • Manchas que oscurecen la visión debido a una hemorragia intraocular aguda

Los síntomas que suelen darse en los pacientes que presentan un cuadro de diabetes óptica son:

  • Pérdida progresiva de la visión
  • Imágenes borrosas
  • Perdida repentina de la visión

Una detección a tiempo con su respectivo tratamiento puede evitar la progresión hacia una absoluta ceguera.

Tratamiento indicado

La cirugía es el tratamiento principal para combatir la retinopatía diabética.

Este proceso se denomina fotocoagulación y se usa para impedir que los vasos presenten filtración o para reducir el tamaño de los vasos anormales.

En muchos casos, este procedimiento puede complementarse con la inyección de sustancias para disminuir la inflamación o reducir el crecimiento de estos vasos.

En los casos más avanzados, con hemorragia intraocular y/o desprendimiento de retina, la cirugía en quirófano mediante vitrectomía es la única solución, que habitualmente realizamos bajo anestesia local.

Resultados

El láser ayudará a reducir el edema que están en los vasos anómalos o sobre áreas isquémicas. Así, se evitará la progresión de la enfermedad a situaciones más complicadas.

Aunque el tratamiento detiene el avance de la retinopatía diabética, no es una cura. La diabetes es una afección de por vida. El daño en la retina y la pérdida de la visión siguen siendo posibles en el futuro, por eso es necesario hacerse más exámenes oculares de forma periódica.

Especialistas

Dr. Enrique Chipont
Solicita más información sobre esta especialidad
Elige tu idioma

Nuestras especialidades

Astigmatismo
Operación de Cataratas
Hipermetropía
Degeneración macular
Diabetes ocular
Obstrucción lagrimal
Estrabismo
Glaucoma
Ambliopía
Miopía
Presbicia