Retina e Inyecciones Intravítreas

¿Qué son las Inyecciones Intravítreas para la retina?

Las inyecciones intravítreas consisten en la administración de medicamentos en el ojo para tratar enfermedades oculares y proteger la visión del paciente. Entre otras patologías, en las que más se emplea son en la degeneración macular y el edema macular diabético.

Mediante la retinografía se pueden detectar diferentes enfermedades que afectan a la retina, como la retinopatía diabética, la retinopatía hipertensiva, la retinosis pigmentaria y la degeneración macular asociada a la edad.

Síntomas

Su principal indicación es el edema macular diabético (acúmulo de fluido en la mácula), en la que se usan o bien corticoides o bien antiangiogénicos a nivel intraocular y la degeneración macular húmeda.

  • Visión borrosa
  • Zonas oscuras
  • Aparición de líneas torcidas u onduladas
  • Dificultades para realizar tareas como leer, conducir, etc.

Tratamiento indicado

Antes de realizar la inyección, se procede a la desinfección del ojo y de los párpados y posteriormente a la inyección, se deben instilar gotas de antibiótico en el ojo durante unos días.

La inyección en sí es un procedimiento corto. Se puede realizar en quirófano o de forma ambulatoria, pero siempre bajo unas condiciones mínimas de asepsia. Se realiza con anestesia tópica (gotas) y generalmente no produce grandes molestias, ya que se realiza con una aguja muy fina.

Resultados

La efectividad de estas inyecciones es muy alta. En el 95% de los casos se consigue frenar la enfermedad, mientras que un 40% de los pacientes tratados mejoran su agudeza visual. Generalmente, se requieren varias inyecciones para conseguir el efecto deseado.

El mayor riesgo es la infección del ojo. De todas formas, si se realiza de forma correcta, el riesgo es mínimo (mucho menor que tras una operación de cataratas, por ejemplo).

Especialistas

Dr. Javier Placeres

Solicita más información sobre esta especialidad

Elige tu idioma

Nuestras especialidades

Astigmatismo
Operación de Cataratas
Hipermetropía
Degeneración macular
Diabetes ocular
Obstrucción lagrimal
Estrabismo
Glaucoma
Ambliopía
Miopía
Presbicia