Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lentes ICL para alta miopía


Somos especialistas en alta miopía. Elimina tus gafas con toda la confianza.

Lentes ICL para alta miopía: ¿Qué son y para qué sirven?

Normalmente el cristalino enfoca y la imagen del objeto que observamos se forma en la retina. En el caso de personas miopes, el ojo es mayor de lo normal por lo que la imagen no se enfoca en la retina y se produce la visión borrosa. En el caso de los hipermétropes, el ojo es menor de los normal y la imagen no se enfoca correctamente en la retina.

Para equilibrar el defecto refractivo que se produce los más habitual es colocar una lente externa (gafas o lentillas) que corrija el error.

Las técnicas láser de cirugía refractiva: LASIK o PRK que emplean el  láser excímer  sustraen el tejido corneal, para corregir el defecto refractivo (miopía, hipermetropía, astigmatismo).

Pero existen casos en los que estos métodos con láser no son los más adecuados ya sea por una alta graduación, un espesor o forma de la córnea que no hace posible utilizar el láser, la edad del paciente, un ojo seco, etc. En estos casos, el Clínica Oftálica somos especialistas en el tratamiento de la alta miopía y nuestros especialistas en oftalmólogía pueden aconsejar al paciente la implantación de una lente intraocular para corregir su error refractivo.

Principales características de las lentes ICL para alta miopía:

  1. La lente se implanta entre el iris y el cristalino.
  2. Se encuentra especialmente indicada en pacientes con defectos refractivos medios-altos, en córneas ‘finas’ y en ojo seco.
  3. Está fabricada de material biocompatible con una base de colágeno. La lente es flexible y suave, y está diseñada para cada paciente. Se implanta a través de una pequeña incisión que habitualmente no precisa sutura.
  4. La recuperación es casi inmediata.

¿Por qué implantar una lente ICL?

Las lentes ICL nos permiten implantar una lente intraocular de manera permanente para compensar el error refractivo existente, conservando el cristalino y sin alterar la córnea.

ICL es una lente que corrige los defectos refractivos de la visión. Al contrario de lo que ocurre con las lentes de contacto tradicionales, que se colocan sobre la superficie ocular, la lente ICL está dentro del ojo, entre el iris y el cristalino y, una vez implantada, permanece indefinidamente en él.

Beneficios de la lentes ICL

  1. La lente ICL es flexible y diminuta, puede ser plegada e inyectada sin dolor, en el ojo, en tan solo unos segundos y a través de una incisión muy pequeña en la córnea. Una vez inyectada se despliega y se acomoda en su posición, por delante del cristalino y por detrás del iris.
  2. La lente ICL se comporta de forma parecida a una lente de contacto. Se diferencian de  las lentillas y de las lentes fáquicas en cámara anterior por el lugar donde se encuentran en el ojo. La lente ICL está dentro del ojo en lugar de en la superficie (lentillas) y detrás del iris en lugar de por delante como las lentes fáquicas. La lente es invisible y la única forma de saber que la lente está dentro del ojo, es por la mejora de la visión.
  3. La lente puede permanecer indefinidamente en el ojo. Aunque es reversible y se puede retirar cuando se quiera.
  4. El tratamiento con ICL está indicado en pacientes con corneas finas, pupilas grandes u ojo seco. Además, corrige los defectos refractivos por encima de las limitaciones del tratamiento con láser. Si necesitas una corrección muy alta, la ICL puede ser tu solución.
  5. La ICL puede tratar dos defectos visuales en un sola intervención. Las lentes pueden corregir el astigmatismo y la miopía o hipermetropía en un solo procedimiento. Cada lente se fabrica de forma personalizada para cubrir las necesidades de cada paciente.
  6. La satisfacción del paciente con la lente ICL es muy alta. La lente proporciona una muy buena calidad de visión, es un procedimiento preciso y predecible.

¿Cómo me tengo que preparar para la cirugía con lente ICL?


El día de la cirugía:
  • La cirugía se realiza con unas gotas de anestesia local.
  • El cirujano realiza una pequeña incisión en la córnea por la que introduce la lente y queda colocada detrás del iris.
  • No se realiza la cirugía de ambos ojos en el mismo día.

Después de la cirugía:
  • Será revisado el mismo día de la intervención y al día siguiente.
  • Tiene que seguir las pautas de su oftalmólogo hasta el alta médica.


Más información en nuestro departamento de Atención al Paciente:


Solicitar una cita