Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El insomnio afecta a la vista

Fatiga ocular, ojo seco o visión doble son algunos de los problemas derivados de dormir mal



En ocasiones, el calor del verano nos impide dormir. Y, con ello, llevar a cabo un descanso adecuado. La falta de sueño tiene consecuencias para todo nuestro organismo. Y, muy especialmente, afecta a nuestra salud visual.  

El director médico de Oftálica Clínica Oftalmológica, doctor Chipont, lidera a un grupo de especialistas expertos en problemas oculares de toda índole.

El doctor sostiene que “las personas realizamos cada día una serie de funciones básicas, que están relacionadas con el desarrollo y funcionamiento de nuestro organismo. Entre ellas, el sueño”.

“Del mismo modo -agrega- que dejar de comer genera alteraciones, dormir mal o no dormir es fuente de problemas. Y una parte de esos problemas son de carácter visual porque la falta de sueño tiene consecuencias para nuestra salud ocular”.

El doctor Chipont subraya que “hay algunos indicios muy visibles que son compatibles con la falta de sueño. Me refiero a los signos externos que aparecen de vez en cuando y que llevan a las personas cercanas a decirnos que se nos nota que no hemos dormido la noche anterior, como la hinchazón de párpados, las ojeras y el picor o enrojecimiento del globo ocular”.

 

¿Cuáles son los problemas oculares derivados de la falta de sueño?

El doctor Chipont destaca que “la falta de horas sueño repercute directamente en nuestra salud ocular. Puede provocar irritación ocular, ojo seco y ojos llorosos. Pero también puede agudizar nuestra sensibilidad a la luz y provocar diferentes alteraciones visuales”.

Los efectos de esa fatiga visual se manifiestan a través de dolor de cabeza o dificultad para centrar la atención visual. Esto último, ocurre, por ejemplo, a los estudiantes que han pasado una larga noche delante de los libros o la pantalla. Con el paso de las horas, notan dificultades para fijar la vista. El cansancio visual les impide continuar trabajando”.

La falta de sueño puede provocar ciertos síntomas asociados al ojo seco, porque al mantener abiertos los ojos más tiempo no se humedecen debidamente. Esta sensación -indica el doctor- en muchas ocasiones nos afecta en los primeros minutos después del despertar.

La diplopía o visión doble. “Es un síntoma asociado a la sequedad del ojo. Percibimos esta visión doble cuando nos despertamos tras una noche en que hemos dormido mal e intentamos leer los primeros mensajes del móvil, por ejemplo”.

Otro síntoma de haber dormido mal es la visión borrosa que, como los anteriores, está unida a la falta de uniformidad de la película lagrimal. Por normal general, es posible que a los pocos minutos del despertar estos síntomas desaparezcan, porque nuestra tendencia natural es parpadear y cuando esto sucede el parpadeo ayuda a humedecer de nuevo el globo ocular.

No obstante, el doctor Chipont advierte de que “es conveniente visitar al oftalmólogo. La visión borrosa es un síntoma también compatible con la vista cansada, por ejemplo. Y la visión doble, en los más pequeños, es compatible con el estrabismo, discernir a qué problema corresponde cada síntoma es la tarea del oftalmólogo”.

Además, el doctor Chipont aconseja “que intentemos mejorar la calidad y cantidad de las horas de sueño. Es conveniente dormir al menos entre 7 y 8 horas para evitar problemas oculares a causa de la falta de sueño”.



Compartir

Más información en nuestro departamento de Atención al Paciente:


Solicitar una cita