Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo tratar el glaucoma en Alicante

• El doctor Chipont explica qué es el glaucoma, qué nos puede suceder si padecemos de glaucoma, sus síntomas y tratamiento



El viernes, 12 de marzo, es el Día Mundial del Glaucoma. El glaucoma es la mayor causa de ceguera prevenible e irreversible en el mundo. En una fecha tan señada como este 12 de marzo, surgen varias preguntas en torno al glaucoma:

¿Qué es el glaucoma?, ¿qué me puede pasar si tengo glaucoma?, ¿cuáles son los síntomas del glaucoma?, ¿cómo tratar el glaucoma en Alicante?..., si lees este artículo, elaborado con la colaboración del director médico de Oftálica Clínica Oftalmológica de Alicante, doctor Enrique Chipont, obtendrás muchas respuestas.

Pero comencemos por el principio:

 

¿Qué es el Glaucoma?

El glaucoma -explica el doctor Chipont- es una de las mayores causas de ceguera en el mundo. Muchas veces asociado a un aumento de la presión ocular, capaz de desencadenar una gran afectación visual. El glaucoma, en muchas ocasiones, no presenta síntomas. Pero sus consecuencias pueden resultar severas e irreversibles para la visión.

Técnicamente, el glaucoma es una glaucoma es una enfermedad degenerativa causada por el aumento de la presión o tensión ocular dentro del ojo. Este aumento de la presión intraocular se produce porque el líquido que se encuentra en el interior del ojo (humor acuoso) no se drena correctamente.

Como consecuencia, se produce una sobreacumulación de líquido en el ojo. Esta circunstancia hace que la presión ocular vaya aumentando hasta que comienza a dañar el nervio óptico.

Por si todo ello fuera poco, en muchas ocasiones, los síntomas de glaucoma no dan la cara hasta una fase avanzada, por lo que el glaucoma puede conducir a perder la visión progresivamente sin darnos cuenta.

El glaucoma es la principal causa de ceguera en el mundo en mayores de 60 años. Precisamente, porque cerca de la mitad de los casos que existen de glaucoma en el planeta no presentan ni han presentado síntomas previos que nos permitieran ponernos en guardia.

Pero, tal vez, el dato más demoledor y que más nos ayude a concienciarnos acerca del glaucoma es que lo padece en torno al 1% de la población mundial.

 

¿Qué me puede pasar si tengo glaucoma?

Una de las mayores preocupaciones de los pacientes de glaucoma es saber qué puede sucederles en el futuro. El director médico de Oftálica Clínica Oftalmológica de Alicante, doctor Chipont, advierte que el glaucoma es también una enfermedad que afecta muy gravemente a la retina.

La retina es un tejido delgado que se encuentra en el fondo del ojo. Contiene diferentes células nerviosas. Algunas de esas células se llaman células ganglionares. Esas células son las que procesan la información visual y trasladan las imágenes al cerebro. Su pérdida progresiva es una de las características importantes del glaucoma y es también útil para la detección precoz y seguimiento de la evolución. Las células ganglionares forman parte del sistema nervioso central, por lo que una vez dañadas no se regeneran.

Por ello, el doctor Chipont sostiene que “la prevención es la herramienta más importante con que contamos frente al glaucoma. Las revisiones periódicas a partir de los 50 años permiten detectar los síntomas relacionados con el glaucoma en una fase temprana en muchísimos casos y, con ello, evitaremos consecuencias no deseadas”.

 

¿Cuáles son los diferentes tipos de glaucoma?

Hay diversos tipos de glaucoma, pero principalmente distinguiremos entre:

  • Glaucoma de ángulo abierto
  • Glaucoma de ángulo cerrado

 

Glaucoma de ángulo abierto

El glaucoma de ángulo abierto es la forma más frecuente de glaucoma. Tanto, que supone cerca del 90% de los casos y distinguimos 4 características:

·       Los canales que drenan el humor acuoso fuera del ojo se van obstruyendo lentamente. Este es el origen del aumento de la presión ocular.

·       Se llama de ángulo abierto porque la parte anterior del ojo está abierta y permite pasar el humor acuoso. Pero el interior está cerrado y no deja drenar el líquido correctamente.

·       Nos acompaña toda la vida.

·       Genera daños que no se advierten.

Los factores que incrementan las posibilidades de padecer glaucoma de ángulo abierto, explica el doctor Chipont, son variados. Pero destacaremos la edad avanzada (ya hemos dicho que el glaucoma es la principal causa de ceguera en mayores de 60 años), los antecedentes familiares y algunas afectaciones como la miopía, la hipertensión o la diabetes.

Los síntomas que aparecen en el glaucoma de ángulo abierto son consecuencia de la pérdida de amplitud del campo visual, porque lo que sucede en estos casos es que se produce una pérdida gradual de la visión periférica. Es decir, que el paciente pierde vista de los extremos hacia el centro del ojo. Visión de túnel.

Las personas que sufren este tipo de glaucoma no suelen notar síntoma alguno al principio del problema, por lo que resulta recomendable, como se ha explicado, la revisión periódica para detectarlo a tiempo.

De hecho, el doctor Chipont subraya que “esa falta de síntomas al principio puede hacernos pensar que para qué debemos acudir al oftalmólogo. Pero, en realidad, se trata, sencillamente, de la calma que precede a la tempestad”.

 

Glaucoma de ángulo cerrado

El glaucoma de ángulo cerrado es mucho menos frecuente -afirma el doctor Chipont-. y tiene otras características:

·       En este caso, y a diferencia del glaucoma de ángulo abierto, se origina porque la parte anterior del ojo es demasiado pequeña y no deja drenar el líquido, lo que puede producir un bloqueo del drenaje del líquido en ojos de pequeño tamaño, como los que sufren hipermetropía o los que padecen un crecimiento del cristalino al desarrollarse una catarata.

·       Tiene una evolución muy rápida.

·       Sus daños son importantes.

·       Quien lo padece necesita atención urgente del especialista.

 

El glaucoma de ángulo cerrado es, también, una emergencia médica. Hay que tratarlo de inmediato. No obstante, este tipo de glaucoma puede mostrar algunos indicios o síntomas.

Los síntomas del glaucoma de ángulo cerrado incluyen dolor de cabeza, visión borrosa repentina, fuerte dolor de ojos acompañado de dolor de estómago, nauseas y vómitos y la percepción de anillos o aureolas (halos) de luces.

 

El doctor Chipont destaca también que “existe un perfil de paciente que se caracteriza porque no muestra síntomas de glaucoma ni daños causados por el glaucoma. Sin embargo, sí padece de hipertensión ocular. Se trata de un paciente sospechoso de glaucoma, porque su perfil muestra factores claros de riesgo de sufrir glaucoma.

Son -explica el doctor Chipont- personas que necesitan un control más intenso y continuado y necesitan una evaluación periódica y detallada.

El uso prolongado de esteroides es también un factor de riesgo que puede conducir a padecer glaucoma, al igual que las migrañas o la mala circulación sanguínea.

 

Glaucoma: diagnóstico y tratamiento

El doctor Chipont explica que el procedimiento diagnóstico del glaucoma exige un examen muy minucioso, con medición de la presión ocular, examen del nervio óptico, revisión del ángulo de drenaje del ojo, prueba de la visión periférica lateral y medida del espesor de la córnea, entre otras pruebas.

Los daños generados por el glaucoma son irreversibles. Pero sí es posible detener su avance para lo que, según cada caso, puede necesitarse medicación o cirugía.

En los casos en los que el oftalmólogo lo cree posible y conveniente, se pueden utilizar gotas para combatir el glaucoma. Su objetivo es reducir la presión intraocular.

El glaucoma también tiene una solución quirúrgica. Sin embargo, las cirugías convencionales precisan de amplias incisiones, suturas y un complicado postoperatorio.

Actualmente, se utiliza la Trabeculoplastia selectiva con láser SLT, que favorece el drenaje del líquido del interior del ojo, pudiendo reducir los fármacos que el paciente utiliza para el glaucoma, y en ocasiones eliminarlos.

También, se utiliza la Esclerectomía profunda no perforante (EPNP). Es un tipo de cirugía realizada por pocos especialistas. Esta intervención es una de las especialidades que se lleva a cabo en Oftálica.

Actualmente, se lleva a cabo con éxito la denominada cirugía de glaucoma mínimamente invasiva, y por ello, denominada por sus siglas en inglés MIGS: (Minimally Invasive Glaucoma Surgery), que consiste situar un microscópico implante, de apenas mide 0,36 milímetros, en el ojo: el dispositivo más pequeño que existe para ser implantado en un ser humano.

Este micro dispositivo de titanio crea una abertura que ayuda al drenaje del líquido del interior del ojo y, en consecuencia, favorece que disminuya la presión intraocular.

 

Glaucoma: cirugía de dreno poco invasiva

Pero, ¿cómo se lleva a cabo la cirugía de drenaje mínimamente invasiva para el glaucoma? En primer lugar, explica el doctor Chipont, la cirugía de drenaje mínimamente invasiva para glaucoma dura alrededor de una hora y se utiliza anestesia local.

La tarea del cirujano es instalar en el ojo el tubo microscópico para que el humor acuoso drene de dentro hacia afuera del ojo. Al instalar el tubo, el líquido drena y se reduce la presión ocular. La recuperación postoperatoria exige que no haga ningún tipo de esfuerzo y siga al pie de la letra las instrucciones del oftalmólogo.

 

Glaucoma Operación

El doctor Chipont afirma que Oftálica es una clínica experta en la cirugía de glaucoma con los últimos avances científicos y tecnológicos”. Además, Oftálica cuenta con unas instalaciones quirúrgicas de cerca de 200 metros cuadrados con quirófano propio con todas las condiciones de limpieza, seguridad e higiene.

La clínica ha generado circuitos separados de entrada y salida y diferenciado los espacios para mantener la distancia social obligatoria y exigible en cada momento, según las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Además, Oftálica realiza test anticovid a sus pacientes a la entrada, toma la temperatura y exige el lavado de manos con gel hidroalcohólico y el uso obligatorio de mascarilla en todas sus instalaciones.

El ambiente que se respira en la clínica está en todo momento protegido por filtros Hepa anticovid, que absorben todos los microorganismos que flotan en el ambiente.



Compartir

Más información en nuestro departamento de Atención al Paciente:


Solicitar una cita