Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Covid 19, Teletrabajo y Vista Cansada

• La cirugía de presbicia supone decir adiós a gafas y lentillas. Apenas dura 15 minutos. No requiere hospitalización y el postoperatorio es indoloro y rápido



El Covid 19 ha obligado, en muchos casos, a teletrabajar desde casa. Pantalla y teclado se han convertido en compañeros/as inseparables en las largas jornadas de confinamiento, primero. Y de la nueva normalidad, después.

El teletrabajo, sin embargo, se ha topado de frente con una barrera: la presbicia o vista cansada o, lo que es lo mismo, la dificultad de las personas, por lo general con edades superiores a los 50 años, para pasar de un enfoque visual lejano a otro cercano a causa de la pérdida de flexibilidad del cristalino, que es la lente natural del ojo.

La presbicia o vista cansada es una anomalía visual relacionada con el envejecimiento. De hecho, el nombre de vista cansada de esta patología procede de la convicción que existió en algún momento de la historia de que había que buscar el origen del problema en un trabajo excesivo de los ojos y no en una cuestión relacionada con el paso de los años.

La presbicia afecta, antes o después, a la totalidad de las personas en torno a los 50 años. De hecho, a nivel estadístico, ocho de cada diez personas de más de 45 años sufren de presbicia. Y la práctica totalidad (98%) de los mayores de 65 años padecen o han padecido presbicia.

Además, la presbicia puede, en ocasiones, coexistir con otras patologías visuales como las cataratas, la miopía o el glaucoma.

El doctor Enrique Chipont, director médico de Oftálica Clínica Oftalmológica de Alicante, subraya que “la presbicia está asociada al envejecimiento. Sin embargo, es cierto que el uso excesivo de pantallas y dispositivos móviles -dos útiles necesarios en el teletrabajo- pueden contribuir a que aparezca aún antes de cumplir los 40 años”.

La buena noticia es que la presbicia tiene una solución quirúrgica, mediante una cirugía sencilla cuyos resultados son inmediatos. Pero vayamos por partes…

 

7 síntomas de presbicia que no debes pasar por alto

Pero, ¿cómo saber si sufro de presbicia cuando hago teletrabajo?...

En primer lugar, debemos estar atentos a los síntomas de presbicia o de cualquier otro problema visual que aparecen en nuestra vida cotidiana.

El doctor Chipont sostiene que “habitualmente, se habla de un síntoma característico de presbicia: cuando al leer un libro o fijarnos en la pantalla del móvil, necesitamos alejar nuestros ojos alargando el brazo para percibir las letras con claridad”. Sin embargo, -añade- hay otros síntomas que advierten de la presbicia.

Aquí, te apuntamos 7 de esos síntomas relacionados con la presbicia o vista cansada. Si crees que tienes alguno de ellos visita al oftalmólogo.

1.       Dificultad para enfocar de cerca.

2.       Necesidad de una luz mayor de lo habitual para ver con claridad

3.       Dificultad para visualizar personas y objetos cercanos.

4.       Dolor de cabeza

5.       Fatiga visual

6.       Nos lloran los ojos

7.       Necesidad de situar letras y números pequeños a media distancia para visualizarlo con claridad

 

“La dificultad de enfocar de cerca se produce cuando cambiamos de un enfoque lejano a otro cercano. La pérdida de elasticidad del cristalino dificulta la adaptación de la vista de un plano a otro y genera ese gesto tan característico de quienes sufren de presbicia de entornar los ojos para agudizar la visión o alejar el dispositivo de los ojos, si estamos trabajando con un móvil o una tablet”, explica el doctor Chipont.

“Percibiremos el problema al levantar la vista del ordenador y volver a enfocarla a continuación en el dispositivo”, añade.

“La persona que sufre de presbicia tiene que fijar en exceso su visión cercana. Sufre con frecuencia dolores de cabeza y fatiga visual y necesita de una mayor iluminación para ver con claridad”, subraya.

“Todas estas circunstancias -destaca el doctor Chipont, puede afectar nuestra capacidad visual durante el teletrabajo con la consiguiente merma del rendimiento de un modo significativo en muy poco tiempo”.

“Otra circunstancia importante es que si los ojos comienzan a picar y a llorar, la reacción natural es la de llevarnos las manos hasta ellos para rascarnos y limpiarnos. Este gesto, sin embargo, ahora no debe llevarse a cabo bajo ningún concepto porque los ojos son puerta de entrada del coronavirus”, explica.

“Mi consejo -afirma el doctor Chipont- es acudir al oftalmólogo cuando notemos algún síntoma que pueda indicar la existencia de presbicia o de cualquier otro tipo de anomalía o patología visual”.

 

¿Cómo sabrá el oftalmólogo si padezco de presbicia?

El doctor Chipont explica que “la revisión del paciente comienza a la llegada a la clínica. A la entrada, se le tomará la temperatura y se le efectuará un breve test para saber si ha estado con alguien que pueda padecer o haber padecido coronavirus”.

“A continuación -añade- se elaborará una ficha que incluirá, entre otros datos, antecedentes médicos, antecedentes oftalmológicos y datos personales que puedan ser necesarios para el diagnóstico y tratamiento que considere el especialista”.

En cuanto a las pruebas que se realizarán al paciente, entre otras, serán:

  • Medición de la agudeza visual y graduación de la vista
  • Estudio del segmento anterior del ojo
  • Estudio del segmento posterior del ojo
  • Diferentes pruebas antes de la cirugía

 

La presbicia se opera

La solución a la presbicia es quirúrgica.

La cirugía de presbicia supone decir adiós a las gafas y a las lentillas.

¿En qué consiste la cirugía de presbicia?

Esencialmente, la cirugía de presbicia consiste en la implantación de lentes intraoculares para planos próximo, medio y lejano. De modo, que es el cerebro el que elige qué plano escoge en cada momento.

La operación de presbicia tiene varias ventajas:

·       Dura en torno a 15 minutos.

·       Se realiza con anestesia local.

·       No requiere de hospitalización.

·       Su postoperatorio es totalmente indoloro y muy rápido.

·       En 24 horas, el paciente puede volver a realizar su vida cotidiana.

·       El paciente mejora la visión cercana y consigue ver con nitidez en los tres planos (próximo, medio y lejano).

 

¿Es seguro operarse de presbicia en tiempos de Covid?

El doctor Chipont afirma que “a día de hoy los quirófanos de hospitales y clínicas son lugares seguros para efectuar una intervención quirúrgica. En el caso de Oftálica, contamos con instalaciones quirúrgicas propias sometidas a todas las medidas y normas sanitarias de higiene y asepsia de un modo permanente”.

“Además -añade- contar con quirófano propio evita un exceso de estrés preoperatorio al paciente. Máxime, en estos momentos. El paciente se encuentra en un entorno que conoce, acompañado de un equipo médico que conoce y le da confianza”, subraya.

El doctor Chipont explica que la presbicia “puede aparecer junto a otras patologías, como las cataratas o la miopía. En ambos casos pueden efectuarse a la vez ambas cirugías”.

“En el caso de una cirugía combinada de cataratas y presbicia, el perfil del paciente es posible que diste de quien efectúa teletrabajo a causa de la edad. Pero es conveniente subrayar que la cirugía combinada de cataratas y presbicia dura apenas 15 minutos. No requiere hospitalización y el paciente puede volver a sus actividades en el plazo de 48 horas”, afirma el doctor Chipont.

 

¿Qué mejoría notaré en mi teletrabajo diario si me opero de presbicia?

El doctor Chipont explica que “la mejoría tras la cirugía de presbicia es casi inmediata”.

En el caso de las personas que llevan a cabo teletrabajo:

1.       Mejoría inmediata de la visión cercana

2.       Dejará de padecer dolores de cabeza relacionados con la visión

3.       Dejará de sentir fatiga ocular

4.       Los ojos dejarán de llorarle

5.       No percibirá escozor ni picor de ojos

6.       Podrá divisar letras y números sin necesidad de alargar el brazo para distanciar el ojo del dispositivo móvil.

7.       Ya no necesitará más luz de lo habitual en el despacho o habitación habilitada para el teletrabajo.

 

¿Es posible prevenir la presbicia?

El doctor Chipont subraya que si padecemos de presbicia y queremos una solución definitiva, para decir adiós a gafas y lentillas sólo existe una solución quirúrgica. No obstante, hay ciertos hábitos, costumbres y ejercicios que podemos llevar a cabo hasta que llegue la hora de operarnos:

  1. Levantar la cabeza del ordenador cada 20 minutos. Se trata de abrir la ventana y dirigir la vista hacia el horizonte. De este modo, alternaremos visión cercana con visión lejana, algo imprescindible para los órganos visuales.
  2. Dar un paseo al concluir el teletrabajo. Respirar aire puro es un ejercicio muy bueno, que beneficia también a los ojos.
  3. Desarrollar hábitos de vida saludables y evitar el tabaco. Máxime en espacios cerrados como suelen ser aquellos en los que se desarrolla el teletrabajo.

 

El doctor Chipont subraya también “la importancia de las revisiones oculares. Sobre todo, en los tiempos actuales en los que los ojos son “piezas fundamentales a causa del teletrabajo, en muchos casos”.

Las revisiones oculares -según explica el doctor- permiten una detección temprana de la anomalía o patología visual y, en consecuencia, favorecen un pronto tratamiento, con lo cual todo evoluciona de un modo más rápido.

“En tiempos de teletrabajo -sostiene el doctor Chipont- es fundamental efectuar revisiones visuales periódicas para garantizar que la vista se encuentra en perfectas condiciones”.



Compartir

Más información en nuestro departamento de Atención al Paciente:


Solicitar una cita