¿Qué patologías pueden causar el desprendimiento de retina?

Según la información disponible en el Ministerio de Sanidad, en España se registraron más de 133,000 casos de desprendimiento de retina. Las fuentes indican que en 2011, esta cifra era inferior a 17,000. Estos datos revelan una tendencia constante al alza desde 2011, con un aumento de ocho veces en el número de casos.

La retina, esa delgada capa de tejido sensible a la luz que reviste la parte posterior del ojo, desempeña un papel crucial en nuestra visión. Sin embargo, existen diversas patologías que pueden afectarla y amenazar nuestra capacidad visual, causando el desprendimiento.

En este artículo abordaremos las diferentes enfermedades que pueden causarlo y la importancia de realizar revisiones periódicas. 

La miopía elevada

La miopía es una de las patologías más frecuentes entre la población. Es aquella en la que los objetos cercanos se ven a la perfección, pero los que están más lejos aparecen difusos.

Tal es la importancia del tratamiento a tiempo, que si la dejamos a un segundo lado puede avanzar hasta ser un factor de riesgo significativo. 

Aquellos pacientes que, finalmente, presentan una miopía elevada corren el riesgo de padecer el desprendimiento de retina, debido a que el globo ocular experimenta una elongación. A medida que el ojo se estira más de lo habitual, se ejerce una presión adicional sobre las capas internas, incluida la retina.

La elongación del globo ocular puede provocar que la retina se estire y se adelgace, comprometiendo su sujeción a las capas subyacentes. Este proceso aumenta la probabilidad de que la retina se separe de su posición normal, dando lugar al desprendimiento de retina.

Por ello, si se experimenta una pérdida súbita de visión, destellos luminosos o moscas volantes, es crucial buscar atención médica de inmediato.

Retinopatía diabética

La retinopatía diabética es una complicación específica que, si no se controla adecuadamente, puede desencadenar el desprendimiento de retina, representando una amenaza tangible para la salud visual.

¿Cómo la Retinopatía Diabética Puede Conducir al Desprendimiento de Retina?

  • Vasos Sanguíneos Anómalos: En el contexto de la diabetes, los niveles elevados de azúcar en sangre pueden dañar los pequeños vasos sanguíneos en la retina, los cuales son esenciales para el suministro de sangre y nutrientes a este tejido vital.
  • Neovascularización: Como respuesta a la falta de oxígeno y nutrientes debido al daño vascular, la retina puede desencadenar un proceso llamado neovascularización. Esto implica el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos anómalos, pero frágiles, que son propensos a fugas de líquido y sangre.
  • Tracción sobre la Retina: Estos nuevos vasos sanguíneos, al desarrollarse de manera anormal, pueden ejercer tracción sobre la retina. La tracción constante y la fragilidad de estos vasos aumentan el riesgo de desgarros en la retina, lo que, a su vez, puede conducir al desprendimiento de retina.

Degeneración Macular

La Degeneración Macular Asociada con la Edad (DMAE) se caracteriza por una lesión o deterioro en la mácula, una pequeña área de la retina. La mácula, ubicada en la parte posterior del ojo, es un tejido sensible a la luz crucial para la nitidez de la visión central.

Esta condición representa la principal causa de pérdida visual significativa en el mundo occidental. En España, afecta a más del 13% de la población mayor de 65 años.

El envejecimiento también puede desempeñar un papel en el desprendimiento de retina, especialmente en casos de degeneración macular relacionada con la edad. La pérdida gradual de la función macular puede debilitar la sujeción de la retina a las capas circundantes.

Impactos que desencadenan al desprendimiento de retina

Los traumatismos oculares, ya sean el resultado de un accidente inesperado o de la participación en eventos deportivos, representan una causa significativa de lesiones oculares, con el desprendimiento de retina siendo una de las complicaciones más graves.

Ante cualquier traumatismo ocular, por mínimo que parezca, buscar atención médica inmediata es crucial. Incluso lesiones aparentemente menores pueden tener consecuencias graves si no se abordan rápidamente.

El trauma ocular puede causar desgarros en la retina, creando aberturas que permiten que el líquido vitreo, el gel transparente que llena la cavidad ocular, se infiltre entre la retina y las capas subyacentes.

Las revisiones oftalmológicas periódicas son fundamentales para detectar y tratar a tiempo condiciones como el desprendimiento de retina. La retina es una parte crucial del sistema visual, y su desprendimiento puede llevar a la pérdida irreversible de la visión si no se aborda adecuadamente. 

Los exámenes regulares permiten a los oftalmólogos identificar signos tempranos de desprendimiento de retina, lo que facilita intervenciones preventivas y tratamientos oportunos.

Comparte esta publicación