Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los implantes intraoculares ofrecen mejor calidad de visión frente al LASIK

¿Qué es mejor para la miopía, las lentes intraoculares o el lasik ?



 

La intervención es reversible y tiene una rápida recuperación


La mayoría de la población sufre problemas de visión como miopía, hipermetropía o astigmatismo y quiere dejar de usar gafas o lentillas. Las opciones quirúrgicas como la cirugía refractiva con láser y el implante de lente intraocular completan las alternativas quirúrgicas para olvidarse de las gafas definitivamente.

Según el doctor Enrique Chipont, director médico de Oftálica y especialista en Oftalmología, “las técnicas más utilizadas en cirugía refractiva son LASIK y LASIK con femtosegundo por sus excelentes resultados y rápida recuperación. Otra alternativa es la PRK que es un tratamiento de superficie empleado en casos específicos pero que implica una larga y molesta recuperación. Pero el  implante de lente intraocular, es una alternativa al láser menos conocida para corregir los problemas de miopía, hipermetropía o astigmatismo”.



 

Pero, ¿Cuál ofrece mayor calidad de visión?


La mejora de la  visión y no dependencia de una corrección óptica como las gafas o las lentes de contacto,  pasa por una operación de ojos tanto con cirugía refractiva láser como con implante de lente intraocular, ambas proporcionan  una buena agudeza visual, pero  la lente intraocular es la opción que ofrece mayor calidad de visión, mejor que las gafas, las lentillas o la cirugía láser.

“Esto se produce  porque la lente ICL la implantamos dentro del ojo, sin alterar su estructura, sin ocasionar molestias ni rechazos y permitiendo que el ojo use su propio sistema de refracción de manera que vemos los objetos a tamaño natural”, explica el doctor Chipont.


 

La lente intraocular frente a la cirugía láser


La diferencia más importante es que la cirugía refractiva láser no es un tratamiento reversible. Las técnicas LASIK y  las PRK tallan  la córnea del paciente con láser alterando para siempre su estructura, de forma segura y controlada. En cambio, las lentes intraoculares las podemos reemplazar o retirar sin problema si fuera necesario y el ojo volvería a su estado previo a la operación.

La cirugía refractiva con láser también tiene sus limitaciones como  los pacientes con córneas finas o con alta miopía  donde no es una buena opción. De hecho la mitad de los pacientes no son aptos para la intervención con láser.

Las lentes intraoculares en cambio pueden corregir  todo tipo de miopías incluyendo las altas y  córneas finas o con pupilas grandes que no son aptos para tratamientos láser.

 


Postoperatorio


El doctor Chipont explica que, “la experiencia del paciente durante la operación de ojos es muy similar en todos los casos, son intervenciones de corta duración, las diferencias comienzan después de la operación, ya que tanto los pacientes operados con LASIK como con implantes ICL disfrutan de una rápida recuperación y una buena visión al día siguiente, en cambio los operados con PRK sufrirán molestias y no verán bien durante varias semanas”.

Otra cuestión, son los problemas de ojo seco que las cirugías refractivas con láser ocasionan  de forma temporal a diferencia de la operación para implantes que  no altera la estructura corneal por lo que ésta se sigue lubricando con normalidad. En definitiva, la operación de ojos con implante de lente intraocular es posiblemente la mejor opción para que la mayoría de pacientes corrijan con garantía su visión.



Compartir

Más información en nuestro departamento de Atención al Paciente:


Solicitar una cita