Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Glaucoma y conducción, una peligrosa combinación

Esta enfermedad visual provoca pérdida de visión lateral, problemas en los adelantamientos, dificultades en los giros y sensación de inseguridad al volante



Durante el verano, son habituales los desplazamientos por carretera. Ya sea para cubrir grandes distancias o para efectuar pequeñas salidas. Tanto en un caso como en el otro, el glaucoma se perfila como el enemigo silencioso del conductor.

No avisa. No muestra síntomas. Pero sus consecuencias pueden ser fatales para quien maneja el volante y quienes le acompañan. Así, lo explica el director médico de Oftálica Clínica Oftalmológica de Alicante, el doctor Enrique Chipont.

En números absolutos, el glaucoma es la segunda causa de ceguera en el mundo. Sólo superada por otra grave patología visual: las cataratas. Cerca de un millón de personas sufre de glaucoma sólo en España, es decir que afecta a 2 de cada 100 personas en nuestro país. De esas dos personas, una, posiblemente, desconocerá que padece la enfermedad hasta que ésta se encuentre muy avanzada pues, como se ha dicho, no presenta síntomas.
 

Tres cifras relacionadas con el glaucoma que te harán reflexionar

  1. El glaucoma es la segunda causa de ceguera en el mundo

  2. 2 de cada 100 personas padecen de glaucoma en España

  3. 1 de esas 2 personas que sufre de glaucoma en España posiblemente desconozca que tiene la enfermedad hasta que se encuentre muy avanzada
     

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad que provoca un daño en el nervio óptico causada generalmente por el aumento de la presión intraocular, explica el doctor Chipont. Es degenerativa, lo que significa que si no es tratada a tiempo empeorará.

En sus fases iniciales no presenta síntomas, por lo que se recomienda acudir al oftalmólogo y llevar a cabo revisiones periódicas.
 

Cuatro diferencias entre glaucoma de ángulo abierto y glaucoma de ángulo cerrado

Glaucoma de ángulo abierto

Glaucoma de ángulo cerrado

Con ángulo ancho y abierto entre el iris y la córnea

Con ángulo cerrado y estrecho entre el iris y la córnea

Está provocado por la obstrucción lenta de los canales de drenaje

Está provocado por el bloqueo de los canales de drenaje

Se desarrolla lentamente y es una afección para toda la vida

Repentino aumento de la presión intraocular

No presenta síntomas

Presenta síntomas


Seis síntomas compatibles con el glaucoma de ángulo cerrado

El glaucoma de ángulo cerrado presenta síntomas. Si usted padece alguno de los que se enumeran a continuación o conoce a alguien que los padezca, no dude en ir al oftalmólogo o aconsejar a quien los sufra que vaya de inmediato al especialista.

Estos son los síntomas del glaucoma de ángulo cerrado:

  1. Náuseas y vómitos

  2. Dolor de cabeza

  3. Visión borrosa

  4. Ojos rojos

  5. Dolor ocular

  6. Halos alrededor de las luces
     

¿Puede el glaucoma afectar a la conducción?

El glaucoma afecta a todos los ámbitos de la vida de quien lo padece. Uno de ellos es la conducción. El glaucoma y la conducción comienzan a ser incompatibles desde el inicio de esta enfermedad ocular. El glaucoma disminuye de modo lento y continuo el campo visual de la persona y, en consecuencia, supone un riesgo para la conducción.

Según explica el director médico de Oftálica Clínica Oftalmológica de Alicante, la ausencia de síntomas agrava el problema, porque la persona no es consciente de la patología ni de las paulatinas limitaciones que produce.

El doctor Chipont sostiene que una de las características del glaucoma en estos estadios iniciales es la paulatina reducción del campo visión. La visión se reduce desde los laterales hacia el centro y en consecuencia, las personas dejan, paulatinamente, de percibir los objetos que se encuentran en sus zonas laterales.
 

Siete problemas que el glaucoma causa en la conducción

Si notas que tienes alguno de ellos, concierta cita de inmediato con tu oftalmólogo.

  1. Pérdida de visión lateral

  2. Dificultades en los giros

  3. Falta de percepción de los sucesos que ocurren en las zonas laterales

  4. Problemas en los adelantamientos propios y ajenos

  5. Dificultades a la hora de aparcar y desaparcar

  6. Sensación de inseguridad

  7. Falta de adaptación a la oscuridad

¿Qué personas son más propensas a sufrir glaucoma?

Aunque como ocurre con todas las enfermedades, los oftalmólogos han trazado un perfil tipo de las personas con una mayor propensión a sufrir glaucoma y a las que más afecta la enfermedad a la hora de la conducción.

  • Varones

  • Mayores de 60 años

  • Con antecedentes de miopía

  • Con diabetes

¿Cuándo debo comenzar a realizar revisiones periódicas para detectar el glaucoma?

El doctor Chipont subraya que "lo idóneo es comenzar a someterse a revisiones periódicas destinadas a conocer la presencia de patologías propias de la edad adulta como la presbicia, las cataratas, el glaucoma, etc., en torno a los 40 años".

En general, a esa edad es cuando surgen muchas de las patologías visuales de la edad adulta, sobre las que habrá que ir tomando decisiones para garantizar una óptima salud ocular.

"No obstante -agrega el doctor Chipont- antes de los 40 años es conveniente efectuar una revisión ocular cada dos años como máximo. Esa revisión permitirá la detección precoz de patologías oculares y, en consecuencia, su rápido tratamiento".
 

Debo renovar el carnet de conducir. ¿Detectará la revisión médica si tengo glaucoma?

El director médico de Oftálica mantiene que las revisiones periódicas para la renovación del carnet de conducir no suelen detectar el glaucoma. Sería necesario efectuar una prueba diagnóstica muy concreta dirigida exclusivamente a la detección del glaucoma.

"Lo aconsejable -subraya el doctor Chipont- es someterse a una revisión ocular en profundidad una vez al año. Esa revisión puede detectar tanto el glaucoma como otras patologías".
 

¿Qué pruebas son necesarias para detectar el glaucoma?

Para detectar la existencia de glaucoma se requiere efectuar una revisión ocular completa. Y en ella el objetivo es:

  • Averiguar cuál es la presión intraocular

  • Valorar el nervio óptico

  • Valorar campo visual

¿Es la miopía un factor de riesgo elevado para padecer glaucoma?

El doctor Chipont explica que "hay que diferenciar entre causa y factor de riesgo. La miopía no causa el glaucoma, pero sí constituye un factor de riesgo en el caso de la alta miopía. Entre 7 y 8 dioptrías. Las personas con alta miopía suelen tener también una elevada presión intraocular, lo que duplica el riesgo de padecer glaucoma respecto a quienes no sufren alta miopía".
 

Algunas preguntas frecuentes acerca del glaucoma

- Sufro de glaucoma y, ahora, de cataratas, ¿qué puedo hacer?

En primer lugar, el doctor Chipont explica la diferencia entre glaucoma y cataratas.

Glaucoma

Cataratas

Es una enfermedad degenerativa

Es una afección del cristalino

Está relacionada con el aumento de la presión intraocular

Está relacionada con la edad y produce la opacificación del cristalino

Puede provocar pérdida de visión

Puede provocar pérdida de la visión

Tiene tratamiento quirúrgico

Tiene tratamiento quirúrgico

"Cuando catarata y glaucoma coexisten en un paciente pueden solucionarse de forma simultánea las dos patologías en el quirófano, de forma que se practicaría una cirugía combinada de cataratas y glaucoma", destaca el especialista.

Padezco de glaucoma y cataratas, pero aún veo con cierta nitidez. ¿Puedo conducir?

El director médico de Oftálica sostiene que "no es en absoluto recomendable que una persona que padece glaucoma y cataratas conduzca. Sus problemas oculares pueden generar riesgos innecesarios tanto para quien conduce, como para quienes le acompañan y para quien encuentre en su camino. Sea peatón o vehículo".

El glaucoma puede generar una pérdida de la visión lateral sin ofrecer síntomas. Mientras que las cataratas dificultan la visión a causa de la opacificación del cristalino. Son dos patologías visuales muy serias.

Lo conveniente en estos casos es acudir cuanto antes a la consulta del oftalmólogo. El especialista efectuará la revisión con las pruebas que considere necesarias y, una vez cuente con todos los datos, evaluará cada caso para emitir su diagnóstico y tratamiento.

¿Qué ocurre si padezco de glaucoma y una vez en mi destino vacacional quiero bañarme?

"Lo correcto, en caso de que necesite bañarse, es utilizar gafas de baño o buceo. El cloro de las piscinas y la sal del mar no son buenos aliados para los pacientes de glaucoma. De ahí, que sean necesarias las gafas, bien de bucear, bien de nadar".

"Sin embargo, la excesiva presión a la que estas gafas someten a los ojos puede influir en un aumento de la tensión ocular. Es conveniente utilizar gafas de baño o bucear más grandes de lo que sería habitual en caso de que no padeciera de glaucoma", subraya el experto.

En caso de someterme a una cirugía de glaucoma y/o cataratas, ¿podré disfrutar de mis vacaciones?

El director médico de Oftálica afirma que "si se somete a la cirugía de glaucoma y/o cataratas podrá disfrutar de sus vacaciones sin problema. Su visión mejorará y podrá realizar actividades que en caso de no haberse operado no podría llevar a cabo. Recuerde siempre que la última palabra en esta cuestión es la de su especialista, que conoce específicamente cada caso".
 

Ubicación

Av. Padre Espla, 58, 03013 Alicante



Compartir

Más información en nuestro departamento de Atención al Paciente:


Solicitar una cita