¿Es grave el glaucoma? Formas de detectarlo a tiempo

¿Sabías que el glaucoma es la primera causa de ceguera irreversible del mundo, según la Organización Mundial de Salud? En España un 3% de la población está diagnosticada con esta patología ocular. Cerca de un millón de personas experimentan un aumento de la presión dentro del ojo. 

Por suerte, la tecnología ha avanzado y existen tratamientos para ponerle fin. Con un diagnóstico temprano se podrá evitar la ceguera en más del 90% de los pacientes. 

Si una de tus dudas es: Doctor, ¿cómo sé si tengo glaucoma? Quédate a leer este artículo. En él damos respuesta a algunas de las preguntas más frecuentes que nos hacen en nuestra Clínica Oftalmológica en Alicante. ¡Esperemos que os sea de utilidad!

¿Cómo saber si tienes glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad ocular que generalmente no presenta síntomas en sus etapas tempranas, lo que lo convierte en una enfermedad silenciosa y potencialmente peligrosa para la visión si no se detecta y trata a tiempo.

Sin embargo, es muy importante que, si presentas alguno de estos síntomas, acudas a tu oftalmólogo para encontrar un tratamiento. 

  • Puntos ciegos: también conocidos como escotomas, son áreas en el campo visual en las que una persona no puede ver.
  • Visión de túnel: es cuando un paciente experimenta una reducción del campo visual, viendo solo lo que está directamente frente a ellos como si estuvieran mirando a través de un tubo.
  • Dolor ocular: es importante prestar atención a la naturaleza del dolor (punzante, quemante, etc.) y si está asociado con otros síntomas.
  • Dolor de cabeza intenso: especialmente cuando está acompañado de otros síntomas visuales como puntos ciegos o visión de túnel.

Otros síntomas del glaucoma pueden ser el enrojecimiento en los ojos y la visión borrosa. 

La visión que cambia o se vuelve borrosa es el síntoma más común, a menudo presentándose junto con halos alrededor de las luces, una sensación persistente de neblina y, en general, una disminución generalizada de la claridad visual.

¿Cuáles son las causas del glaucoma?

El glaucoma ocurre cuando el nervio óptico, encargado de transmitir información visual al cerebro, sufre daños, generalmente debido a una presión intraocular elevada. Esta condición es más común en personas mayores de 60 años, pero puede afectar en todas las edades. 

Las causas del glaucoma pueden variar según el tipo específico de glaucoma, pero algunas de las causas generales son:

  • Presión intraocular elevada: esta presión puede dañar el nervio óptico con el tiempo, lo que lleva a la pérdida de visión.
  • Flujo sanguíneo insuficiente al nervio óptico: puede ser causado por diversos factores, como enfermedades vasculares o problemas de circulación sanguínea.
  • Factores genéticos: el glaucoma puede tener un componente genético, lo que significa que las personas con antecedentes familiares de la enfermedad tienen un mayor riesgo de desarrollarla.
  • Traumatismos oculares: especialmente si afectan la estructura del ojo que regula el drenaje del líquido intraocular.
  • Estrechamiento del ángulo de drenaje del ojo: en el glaucoma de ángulo cerrado, el ángulo de drenaje del ojo se estrecha, lo que dificulta que el líquido intraocular drene correctamente, lo que conduce a un aumento de la presión intraocular.

Independientemente de las causas, nuestros especialistas en glaucoma en Alicante recomienda siempre una revisión oftalmológica para detectarlo cuanto antes y comenzar con un tratamiento que pueda preservar su visión. 

¿Por qué es importante detectarlo temprano? ¿Cómo se detecta el glaucoma?

Detectar el glaucoma temprano es crucial porque esta enfermedad generalmente progresa sin síntomas evidentes en sus etapas iniciales. Una vez que los síntomas se hacen evidentes, como la pérdida de visión periférica, ya puede haber ocurrido un daño irreversible al nervio óptico.

Después de cumplir los 40 años, es crucial programar revisiones oftalmológicas cada dos años, aumentando a uno por año después de los 60. Esta frecuencia de revisión es especialmente vital si hay antecedentes familiares de glaucoma, ya que esta condición puede tener un componente hereditario significativo.

La detección del glaucoma se realiza mediante exámenes oftalmológicos regulares que pueden incluir:

  • Tonometría: Mide la presión intraocular.
  • Gonioscopia: Examina el ángulo de drenaje del ojo.
  • Campimetría: Evalúa el campo visual para detectar pérdida de visión periférica.
  • Pupilometría: Examina el tamaño y la reacción de las pupilas.
  • Examen del nervio óptico: Se observa el aspecto del nervio óptico para detectar signos de daño.

Además, se pueden realizar pruebas de imagen como la tomografía de coherencia óptica (OCT) para evaluar el grosor de la capa de fibras nerviosas y la morfología del nervio óptico.

Una vez se ha diagnosticado el glaucoma, desde Oftálica ofrecemos diferentes tratamientos:

  • Trabeculoplastia con láser
  • Cirugía convencional
  • EPNP. Esclerectomía profunda no perforante

Como has podido ver, el glaucoma es una patología muy seria que, si no se trata a tiempo, puede ser demasiado tarde. ¿Estás experimentando algún síntoma de glaucoma? Ponte en contacto con nuestro equipo médico y buscaremos la mejor solución para tu vista.

Comparte esta publicación