Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Claves para aprovechar la salida de los niños y mejorar su salud ocular tras el confinamiento

¿Sabías que la falta de luz solar contribuye a aumentar la miopía infantil?



Claves para aprovechar la salida de los niños y mejorar su salud ocular tras el confinamiento

¿Sabías que la falta de luz solar contribuye a aumentar la miopía infantil?

 

Acaban de permitir que niñas y niños de edades entre 0 y 13 años puedan salir a las calles a realizar paseos de una hora. Se abre así una nueva etapa que los expertos han denominado desconfinamiento o desescalonamiento dentro de la alarma sanitaria debida al Covid-19.

 

Pasado el periodo más crítico, los niños vuelven a las calles. Y, como es lógico, un cambio de hábitos de este calibre (de confinamiento a salidas) lleva a madres y padres a plantearnos ciertas dudas, ciertos temores ante el inicio del desescalonamiento.

 

Inevitablemente, nos preguntamos ¿cómo aprovechar mejor la salida al exterior? y ¿cuáles son las recomendaciones del oftalmólogo para las niñas y niños tras el confinamiento en casa?

¿Qué relación tiene la luz solar con la disminución de la agudeza visual lejana en niños y adolescentes?

 

El confinamiento de estas 6 semanas ha tenido como consecuencia un cambio de hábitos que comporta el pasar demasiadas horas en espacios cerrados y que puede generar miopía en los niños y adolescentes, añadiendo el aumento de usos de pantallas con las clases online en estos días de confinamiento.  

 

Pero, ¿Cómo afecta la luz solar en el desarrollo ocular y miopía de los niños?

 

La luz exterior estimula la liberación de dopamina en la retina. Se trata de un  neurotransmisor que  bloquea el alargamiento del ojo que se produce durante el desarrollo. Por tanto, si la iluminación no es suficientemente potente para estimular la fabricación de dopamina que debe realizar esta función diariamente, ésta se interrumpe e impide el correcto desarrollo del ojo.

 

Normalmente, es necesario que los niños pasen unas tres horas al día con una iluminación superior a 10.000 lux para no desarrollar miopía por esta causa. Esa luz se obtiene a la sombra y con gafas de sol un día soleado.

Un día nublado puede proporcionar menos de 10.000 lux y un aula bien iluminada no más de 500 lux.

 

Una vez diagnosticada la miopía habrá que recurrir a la corrección con gafas hasta que el ojo deje de crecer, aproximadamente a los 21 años y la miopía se estabilice. Posteriormente puede plantearse la corrección quirúrgica mediante cirugía refractiva.

 

¿Cómo debemos valorar la situación visual del niño tras el confinamiento?

 

En primer lugar, cuando hablamos de niñas y niños debemos ser consciente de que se encuentran en periodo de crecimiento físico y desarrollo ocular. Del mismo modo que crecen las manos, la estatura o los pies, también crecen los ojos y se desarrollan los órganos visuales.

 

Es el momento en que madres y padres debemos estar especialmente atentos para atajar cuanto antes las patologías o problemas visuales que puedan surgir. Los ojos se desarrollan esencialmente durante los primeros años de vida, que es cuando se producen las grandes transformaciones.

 

Una parte de la capacidad del niño para adaptarse a su entorno cambiante en ese tiempo depende del buen funcionamiento de sus órganos visuales De ahí, que resulte imprescindible seguir unas sencillas pautas técnicas.

 

¿Es conveniente realizar revisiones oftalmológicas a los niños tras el confinamiento?

 

Es conveniente efectuar una primera revisión oftalmológica a los niños en torno a los 4 años. Y, aunque esta prueba no arroje patología alguna ni desvele ningún problema, efectuar un segundo examen en torno a los 6 años. Justo antes de que los niños inicien la etapa escolar.

 

“Por tanto, tras el confinamiento, sería conveniente efectuar revisiones oculares a los menores de edades comprendidas entre los 4 y 6 años. Tras una etapa larga para los niños sin tener la oportunidad de salir de casa pueden en estos momentos volver a hacerlo. Es momento de efectuar un examen valorativo, que nos diga cómo se encuentra la vista de los pequeños.

 

Esta revisión es orientativa y a la vez correctiva. Orientativa porque evaluamos cómo se encuentra la visión del niño. Y correctiva porque en el caso de que exista un problema nos a la oportunidad de adoptar las medidas oportunas para solucionarlo”, afirma el oftalmólogo pediátrico.

 

¿Qué ocurre con los niños de edades superiores a los 6 años?

 

Si elevamos un poco la edad, aquellos pequeños con edades por encima de los 6 años, y no digamos ya de los 8 años, además de estar confinados 24 horas al día durante varias semanas, han tenido que forzar los órganos visuales para atender con carácter diario las clases del curso escolar a través del ordenador”.

 

Es necesario examinar los ojos de esos niños para entender, conocer y saber cómo ha evolucionado su vista tras verse sometida a varias horas diarias de fijarse en el ordenador. Y en el caso de que exista algún problema o patología nuevo, o se haya agravado otro anterior, adoptar la medidas correctoras oportunas.

 

En cualquier caso, es conveniente efectuar una revisión ocular cada 2 años hasta cumplir los 12. Se trata de revisiones en las que trabajamos diversos aspectos. Entre ellos, detección y corrección de la miopía familiar, hipermetropía y astigmatismo. El consejo en este aspecto es que cumplamos con esas revisiones escrupulosamente y, de modo especial, en estos momentos.

 

¿Qué circunstancias pueden haber perjudicado la visión de los niños durante el confinamiento?

 

En primer lugar, hay que pensar que cada día de confinamiento tiene 24 horas. Si a los adultos esta circunstancia ya nos genera unos ciertos problemas de adaptación, para los niños es mucho más complicado.

 

Los niños ha tenido que acostumbrarse de un día para otro de pasar muchas horas al sol y al aire libre a desarrollar su actividad cotidiana en un espacio muy limitado. Esto, ha implicado un aumento exponencial del tiempo dedicado a dispositivos móviles.

 

“Los problemas oculares derivados del uso excesivo del móvil, la tablet o el ordenador han podido acentuarse notablemente, por tanto. Y todo ello hace imprescindible la revisión oftalmológica para investigar si existen nuevas patologías asociadas a ese uso excesivo de los dispositivos tecnológicos”.

 

También, debemos prestar atención a un problema que pasa generalmente inadvertida. Nuestra vista se ejercita continuamente porque en varias ocasiones, a lo largo del día, pasamos de observar en plano corto a plano largo. Durante el confinamiento, niños y mayores hemos visto limitada esta posibilidad y, en consecuencia, hay que conocer si existe o no afectación de ese sentido.

 

¿Es conveniente efectuar la revisión de la visión de los más pequeños tras el confinamiento?

 

Sí. Existen una serie de revisiones muy importantes que todos los niños y niñas debe de realizarse. Esas revisiones evitan anomalías y/o problemas graves de visión posterior.

 

Si hablamos de niños en esos primeros 15 días de vida, es conveniente efectuar una revisión oftalmológica si sospechamos que puede existir una patología congénita. Es conveniente revisar el fondo del ojo y el ángulo para diagnosticar problemas serios de forma precoz y precisa. Debemos tener en cuenta que, en el primer mes de vida, se pueden detectar enfermedades graves y malformaciones.

 

Además, siempre recomiendo, y más en las circunstancias actuales, una segunda revisión a los 7 meses, que es cuando podremos diagnosticar la existencia estrabismo, si lo hay y, finalmente, una tercera revisión a los 18 meses para detectar problemas de agudeza visual, defectos refractivos y ambliopía.

 

¿Es posible acudir con el niño al oftalmólogo con garantías en estos tiempos de coronavirus?

 

En el caso de Oftálica, nosotros proporcionamos a los pacientes mascarillas, guantes y gel hidroalcohólico mientras dura su visita a la clínica. Además, enviamos a los pacientes un correo electrónico de confirmación y un certificado para que puedan justifica su desplazamiento hasta Oftálica por motivos médicos.

 

No obstante, la primera recomendación  es que hay que hacer caso a las autoridades sanitarias. En Oftálica, el paciente encontrará circuitos separados, áreas restringidas y distancias de seguridad. Efectuamos desinfecciones periódicas y hemos adoptado medidas extremas de seguridad e higiene para garantizar la seguridad de los pacientes y del personal.

 

Lo más importante, es que las familias se conciencien de que es necesario efectuar una revisión oftalmológica de los menores de 14 años tras la etapa más intensa de confinamiento. Ese reconocimiento nos permitirá conocer el estado de la vista de esos menores y aplicar si es necesario las medidas correctoras adecuadas dirigidas por el especialista.

 

 

 



Compartir

Más información en nuestro departamento de Atención al Paciente:


Solicitar una cita