Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sequedad, conjuntivitis e irritación principales problemas oculares en verano.



Las principales afecciones de los ojos durante el verano son la sequedad, la conjuntivitis y la irritación de ojos. Los problemas oculares se manifiestan con más intensidad que en otras estaciones del año. Esto se debe a que durante la época estival estamos expuestos a una mayor cantidad de factores que pueden perjudicar la salud ocular, y además, el ambiente cálido de esta temporada es propicio para la transmisión de enfermedades oculares bacterianas o víricas.

 

El cloro de las piscinas uno de los enemigos veraniegos de la vista. De hecho, es un desinfectante muy irritante, ya que está compuesto de cloraminas, unas sustancias altamente tóxicas. El contacto continuado y directo con este líquido suele derivar en conjuntivitis. Según explica el doctor Enrique Chipont, director médico y especialista en Oftalmología de Oftálica, “las piscinas deberían tener agua con sales minerales, ya que los ojos la toleran mucho mejor al ser parecida a nuestros líquidos, como podemos comprobar al llorar”. En cualquier caso, siempre es recomendable el uso de gafas de buceo, sobre todo en niños, ya que son los que más tiempo pasan bañándose y bajo el agua.

 

 

Recomendaciones para el cuidado de los ojos en verano:

 

La exposición prolongada al sol puede provocar afecciones como conjuntivitisqueratitisproblemas de cataratas o afecciones directas en la retina. Los ojos son 20 veces más sensibles a los rayos ultravioletas A y B que la piel, y es por ello que se de debes evitar la exposición prolongada al sol y proteger tu vista con unas gafas con protección UV.

 

Los lugares que más frecuentamos durante la época estival son la playa y las piscinas. En este caso, la concentración de sal o cloro es capaz de ocasionar molestias oculares que pueden convertirse en una conjuntivitis irritativa. Para prevenir esto, lava tus ojos con agua dulce después de cada baño en el mar y en la piscina, y utiliza lágrimas artificiales siempre que sientas un leve picor o molestia.

 

En verano solemos dedicar más tiempo a practicar deportes y actividades al aire libre. La entrada de cuerpos extraños en los ojos (partículas, polvo, tierra) debido al sol o el viento, pueden provocar graves irritaciones e incluso dañar la superficie ocular. Por ello, es recomendable proteger los ojos con gafas envolventes durante estas actividades.

 

El aire acondicionado es uno de los principales culpables del síndrome del ojo seco. Para evitar el ojo seco se deben utilizar lágrimas artificiales y evitar el contacto directo o muy cercano de los ojos con aires acondicionados y ventiladores de alta potencia.



Compartir

Más información en nuestro departamento de Atención al Paciente:


Solicitar una cita