Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Qué es la retinopatía diabética

Las estadísticas muestran que 1 de cada 3 pacientes de diabetes acaban desarrollando retinopatía diabética.



retinopatia diabeticaLa retinopatía diabética es una enfermedad silenciosa que puede llegar a causar ceguera.

Normalmente una persona que sufre diabetes tarda entre 5 y 15 años en desarrollar esta enfermedad, en función del nivel de controles clínicos y exámenes que se vayan realizando. Sin embargo, en la mitad de los casos no es diagnosticada a tiempo debido a la carencia de estos controles.

Es un tema muy serio, pues la retinopatía diabética o diabetes ocular es la tercera causa en el mundo de ceguera irreversible, produciendo una pérdida de visión gradual en el ojo ocasionada por el deterioro en los vasos sanguíneos de la retina provocados por los altos niveles de glucosa.

Como informa el doctor Enrique Chipont, director médico de Oftálica y especialista en oftalmología, llevar a cabo revisiones periódicas cada 6 meses ayuda a evitar que esta enfermedad diabética avance y se produzcan complicaciones posteriores en la visión como el edema macular que causa ceguera irreversible.

Concretamente, el edema macular se produce por coágulos en el interior del ojo creando la sensación al paciente de ver como si estuviera a través del agua, ya que percibe los objetos distorsionados. En casos más graves, el paciente puede percibir manchas negras en su campo de visión.

La retinopatía diabética no es curable pero como se ha adelantado, llevando a cabo revisiones periódicas se puede controlar su avance e incluso revertir su progresión a través de un tratamiento con fármacos antiangiogénicos que ayudan a regular la formación de los vasos sanguíneos oculares.

A continuación explicamos cómo prevenir la retinopatía diabética, pues la diabetes también incrementa el riesgo de padecer otras enfermedades oculares como el glaucoma, las cataratas y otros, empeorando en gran medida la calidad de vida de los pacientes que la sufren debido a una mala visión.

Cómo prevenir la retinopatía diabética

En primer lugar, es necesario realizar un examen ocular con dilatación de la pupila para conocer si existe o no retinopatía diabética. Este examen es importante hacerlo como mínimo una vez al año.

En segundo lugar es necesario controlar la diabetes estrictamente teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones:
  • Consumir alimentos que ayuden a controlar el nivel de azúcar en la sangre.
  • Tomar los medicamentos que hayan sido recetados por el médico
  • Respetar las tomas de insulina indicadas
  • Realizar ejercicio con el fin de ayudar al cuerpo a utilizar el azúcar en la sangre y rebajarlo.
  • Examinar de forma regular los niveles de azúcar en la sangre y llevar un control.
En la enfermedad diabética es muy importante llevar a cabo todas estas recomendaciones.

Retinopatía diabética tratamiento

El tratamiento principal para contrarrestar la retinopatía diabética es la cirugía. Como afirma el doctor Chipont, con la cirugía con láser se crean pequeñas cicatrices en la retina donde hay vasos sanguíneos anormales con el fin de impedir que se generen filtraciones en los mismos.

En numerosas ocasiones se suele complementar este tratamiento con la inyección de sustancias que ayudan a disminuir la inflamación a la par que reducen el crecimiento de los vasos.

Sin embargo, para casos más graves de retinopatía en los que existen hemorragias internas o incluso desprendimiento de retina, la única solución es la cirugía mediante vitrectomía.

Tecnología punta para nuestra retina

La Unidad de Retina de Oftálica cuenta con la tecnología más innovadora y vanguardista en el estudio de enfermedades de retina como la retinopatía. Concretamente Oftálica es la única clínica especialista en toda la provincia de Alicante que cuenta con la tecnología Optomap tecnología que es capaz de ofrecer una exploración de la retina con visión panorámica de 360º grados incluso sin necesidad de dilatar la pupila, eliminando por tanto la incomodidad de la utilización de gotas que posteriormente dificultan la visión y que normalmente dura hasta varias horas.

Realizar revisiones oculares periódicas contribuye a detectar a tiempo las diferentes enfermedades oculares como el glaucoma, le degeneración macular, la diabetes, etc. lo que implica poder tratarlas a tiempo.

Además, este tipo de revisiones son rápidas e indoloras, por lo que es sumamente recomendable realizarlas.

Compartir

Más información en nuestro departamento de Atención al Paciente:


Solicitar una cita