Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo saber si mi hijo tiene ojo vago

El ojo vago, entre las patologías más frecuentes en niños en edad escolar



ojo vagoEl ojo vago o ambliopía se encuentra entre las patologías oculares más frecuentes en niños en edad escolar


  • En la mayoría de los casos los padres desconocen la enfermedad de sus hijos
  • Una revisión anual es fundamental para detectar este problema de visión a tiempo y evitar que evolucione en algo más.


Hasta un 3% de niños en edad escolar puede tener un “ojo vago”. Siempre comienza durante la infancia y solo puede tratarse de forma efectiva durante este periodo (pasado este tiempo es más difícil obtener un resultado favorable). El doctor Enrique Chipont, director médico y especialista en oftalmología Pediátrica de Oftálica explica que, “esta enfermedad surge por la falta de estímulo visual o la presencia de un estrabismo y consiste en la pérdida parcial de la visión de un ojo”.

Se trata de un defecto ocular que suele aparecer en los ojos en los primeros años de vida del niño, por lo que un diagnóstico precoz es fundamental para su desarrollo, con el fin de llevar a cabo un óptimo tratamiento: “Pasados los cuatro años de edad las posibilidades de recuperación disminuyen progresivamente hasta los 10, donde el tratamiento puede no ser efectivo”, destaca el doctor Chipont.

Por este motivo, si la enfermedad se trata de una forma precoz, se obtienen mejores resultados. Además han destacado que la valoración de lo que ve un bebé puede determinarse desde los primeros meses de vida. En cuanto  la recuperación es distinto en función del grado de este problema visual. 


Síntomas

Todo niño que tuerce un ojo a partir de 6-7 meses (hasta esa edad puede ser normal, a no ser que sea muy exagerado, permanente y siempre en el mismo ojo) debe consultar. Los padres pueden sospechar  de ojo vago si al bebé le da igual que le tapen un ojo (porque no ve bien) y, en cambio, aparta la mano o tuerce la cabeza si le tapamos el “bueno”.

Para ver en tres dimensiones necesitamos ver bien con los dos ojos. El cerebro crea el “mapa” de la realidad en 3D a partir de las pequeñas diferencias entre las imágenes de un ojo y del otro. Las personas con ojo vago no tienen visión estereoscópica. Esto se puede utilizar para detectar el ojo vago.


El estrabismo, la principal causa de la ambliopía

El estrabismo es la principal causa, que puede ser evidente, estéticamente manifiesto en los ojos, o por el contrario, ligero y pasar desapercibido por lo que la falta de diagnóstico precoz puede aumentar el riesgo de ambliopía, la enfermedad puede desarrollarse por la diferencia de graduación de un ojo al otro, lo que puede favorecer el retraso del desarrollo de la capacidad visual del ojo.

Cualquier factor que interfiera en este proceso de aprendizaje visual del cerebro provocará una reducción mayor o menor de la agudeza visual en los ojos, llegando, incluso, a la ceguera, dependiendo de la precocidad, intensidad y duración de la acción del mismo. Eso es lo que llamamos “ojo vago”, aunque el defecto fundamental, como queda dicho, radica en el cerebro, no en el propio ojo. Este proceso no se “cierra” hasta, por lo menos, los 6 primeros años de vida. Y eso, en un doble sentido: si lo detectamos a tiempo, tiene tratamiento y es recuperable, y los factores que interfieren con la visión no producen “ojo vago” después de esa edad.

Según el doctor Enrique Chipont, “el estrabismo o vista torcida es la causa y también consecuencia del ojo vago. Por eso unos dos tercios de niños con ojo vago tienen estrabismo asociado. Normalmente esto llama la atención y los niños son consultados por ello. El resto son el otro tercio de los casos de ambliopía que no se asocian a estrabismo y pasan desapercibidos si no se buscan activamente”.

Las consecuencias de la ambliopía permanente y el estrabismo pueden conducir a restricciones futuras de tipo educativo y laboral (no se puede ser policia o aviador, por ejemplo). La ambliopía aumenta el riesgo de ceguera ya que un accidente u otra causa podrían provocar pérdida de visión en el único ojo sano.

Destacamos que otra de las causas de la ambliopía es el defecto refractivo,  cuando el niño tiene hipermetropía, astigmatismo o miopía, la imagen que llega al cerebro no es nítida y éste escoge la visión del ojo con menor defecto refractivo. También las cataratas, ptosis palpebral (caída del párpado), enfermedades retinianas: son otras enfermedades que interfieren en el correcto desarrollo de la visión en la edad pediátrica.


Tratamiento

El tratamiento de la ambliopía es eficaz, a condición de que se detecte precozmente (cuanto antes desde los tres años). A partir de los 6 años, los resultados del tratamiento son menos eficaces, aunque siempre hay que intentarlo. Por eso resulta fundamental realizar revisiones de salud ocular anuales.

El ojo vago se trata corrigiendo el defecto que lo causa. Según el doctor Chipont, “La mayoría de las veces poniendo gafas, pero, ocasionalmente, operando una catarata congénita o un párpado muy caído. Si, una vez corregido el defecto, no se recupera en un tiempo prudencial la visión normal, se recurre a penalizar el ojo “bueno” (mediante el parche o con laca en el cristal de las gafas o, incluso, con unas gotas de un medicamento llamado atropina que produce visión borrosa)”. De esta manera el cerebro se ve obligado a contar con el ojo vago, los estímulos visuales llegan al cerebro y se forman las conexiones neuronales necesarias para recuperar la vista. Algunos estrabismos necesitan de cirugía ocular, pues con las gafas no es suficiente.


¿Tiene alguna duda o necesita más información? Póngase en contacto con nosotros.



Compartir

Más información en nuestro departamento de Atención al Paciente:


Solicitar una cita