Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La diabetes aguda puede derivar en ceguera



En base a diferentes estudios, el 16% de la ceguera se origina a causa de la diabetes. La retinopatía diabética es uno de los problemas oculares crónicos más frecuentes producidos por esta enfermedad.

En España, el 13,8% de la población mayor de edad padece diabetes, una cifra que en las próximas décadas se duplicará a causa de la obesidad.

La diabetes daña todos los vasos sanguíneos de quien padece esta enfermedad, incluidos los vasos sanguíneos oculares.

Los principales síntomas de la diabetes ocular son alteraciones en la visión, posibles desprendimientos de retina, hemorragias e incluso la muerte del tejido ocular.

La retinopatía diabética surge cuando existe un deterioro progresivo de los vasos sanguíneos oculares, llegando a producir hemorragias e incluso la pérdida de la visión.

Como indica el Doctor Chipont, los síntomas de esta enfermedad permanecen invisibles en las primeras fases, por eso es tan importante que los pacientes de diabetes se hagan las revisiones periódicas para ir analizando cómo evoluciona esta enfermedad ocular y poder aplicar tratamientos que ayuden a frenar su evolución evitando problemas mayores como la ceguera.

El edema macular es la causa más frecuente de pérdida de visión severa que puede llegar a sufrir un paciente diabético debido a la acumulación de líquido en la mácula, que es la zona más sensible de la retina, dificultando de este modo la agudeza visual.

Algunas causas que contribuyen a agudizar la retinopatía diabética son sufrir hipertensión, sufrir largos periodos de tiempo la diabetes, o ser fumador.

Otras enfermedades oculares que pueden surgir de la diabetes son:

Catarata: Cuando existe opacidad del cristalino del ojo.

Glaucoma: El glaucoma consiste en el aumento de la presión en el ojo, llegando incluso a producir ceguera.

Edema macular: Se produce una visión borrosa derivada de la filtración de líquido en la zona de la retina que suministra la visión aguda central.

Desprendimiento de la retina: El proceso de cicatrización puede llegar a provocar que parte de la retina se salga de la parte posterior del globo ocular.


Tratamientos para combatir la Retinopatía Diabética

Desde el primer momento es que se pronostica la retinopatía diabética es necesario llevar un seguimiento exhaustivo para ir tratándola y evitar que no vaya a más.

En la primera fase no es necesario un tratamiento, pero a partir de que el oftalmólogo vea que se crean nuevas vasos sanguíneos en la retina o que se está desarrollando un edema macular, sí que se comenzará con un tratamiento, siendo la cirugía ocular el principal tratamiento para combatir esta enfermedad.

Cirugía con láser

Como se acaba de comentar, la cirugía con láser es el principal tratamiento y consiste en crear pequeñas quemaduras en la retina (denominado fotocoagulación) que sirven para evitar que los vasos anormales que se encuentra en la retina proliferen o directamente para que vayan encogiendo.

Vitrectomía

Otro tratamiento empleado es la cirugía denominada vitrectomía. Este tratamiento se utiliza cuando ya existe una hemorragia en el ojo, aunque también se puede utilizar para tratar el desprendimiento de la retina.

Otros tratamientos que ayudan a evitar la proliferación de los vasos sanguíneos anormales que se encuentran en el ojo son los fármacos que se inyectan en el globo ocular.

Es sumamente importante realizar revisiones periódicas a los pacientes que padecen de diabetes con el fin de prevenir problemas oculares derivados de la diabetes.

Compartir

Más información en nuestro departamento de Atención al Paciente:


Solicitar una cita