Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Cómo saber si tengo presbicia o vista cansada?



Los especialistas aseguran que la presbicia o vista cansada afecta al más de un 80 por ciento de las personas mayores de 45 años y esta cifra llega al 100 por ciento en mayores de 65 años.  Hablamos del envejecimiento de nuestra salud ocular.

Según el doctor Enrique Chipont, director médico de Oftálica los síntomas de la vista cansada se pueden confundir con los de otros problemas visuales como  la hipermetropía. Las personas con hipermetropía también tienen dificultades para enfocar los objetos cercanos, si bien en estos casos el origen es diferente.

La presbicia o  vista cansada está producida por el envejecimiento del cristalino y del músculo ciliar del ojo que permiten que este realice el enfoque necesario cuando pasamos el foco a un objeto cercano.

Los síntomas de la vista cansada

Los síntomas que nos pueden hacer pensar si padecemos vista cansada o presbicia suelen ser:

-Necesidad de alejar la fuente de lectura: uno de los principales síntomas es la dificultad para leer a la distancia habitual (30 cm). Las personas con presbicia tienen que alejar mucho el texto de la lectura para poder ver las

-Dificultad para leer y realizar otras actividades de precisión visual en ambientes con poca iluminación.

-Dolor de cabeza: cuando sometemos a nuestra vista a un sobreesfuerzo debido a la dificultad para enfocar.

-La sensación  ocular  de  que las letras se amontonan.

 

La operación de presbicia, rápida y cómoda

La presbicia consiste en una enfermedad de los ojos que comienza a aparecer a los 40 años, llegando a afectar a la práctica totalidad de los pacientes mayores de 50 años. Ésta consiste en la dificultad de ver de cerca y se debe a la reducción del poder de acomodación del ojo que provoca disminución de la capacidad para enfocar objetos cercanos.

Esta está relacionada con el cristalino, que es una lente elástica que se encuentra dentro del ojo, detrás de la pupila y cuya elasticidad le permite al ojo cambiar de forma para enfocar a distintas distancias. Con el paso del tiempo, dicha lente se va endureciendo, con la consiguiente pérdida de elasticidad, de tal manera que el punto de enfoque próximo se va alejando progresivamente.

Operación de la presbicia: 15 minutos

Según el doctor Enrique Chipont, director médico de Oftálica, “el láser ha sido muy eficaz para poner fin a los problemas de visión relacionados con la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo pero no conseguía eliminar por completo los problemas de presbicia”. Pero, debido a los enormes avances que ha habido en el diseño de lentes intraoculares, han permitido el desarrollo de la lente intraocular multifocal que aporta resultados muy satisfactorios al paciente que quiere poner fin a sus problemas de vista cansada.

Así, esta cirugía consistirá en la sustitución de ese cristalino endurecido por una lente intraocular multifocal, con la cual podremos corregir no solo la presbicia, sino ciertos grados de miopía o hipermetropía que pudiera padecer el paciente con anterioridad. Esta operación apenas durará 15 minutos, sólo precisa de unas gotas anestésicas que dejarán tu ojo relajado para, después de una incisión de tres milímetros, realizar la extracción del cristalino endurecido e introducir la nueva lente. Todo ello sin precisar ningún tipo de sutura.

Consejos tras la operación de presbicia

Después de esta cirugía que te permitirá marcharte a casa minutos después de haber sido realizada, tendrás que seguir una serie de consejos fáciles para que la recuperación sea lo mejor posible y no haya consecuencias secundarias.

Uso de antibióticos: Esto es imprescindible para evitar infecciones posteriores. El ojo es una parte muy sensible de nuestro cuerpo así que tendrás que cumplir con los colirios y antibióticos que te recete tu oftalmólogo.

No debes realizar grandes esfuerzos físicos: Al fin y al cabo has sufrido una operación y debes seguir unas pautas entre las que está no realizar grandes esfuerzos físicos o levantar gran cantidad de peso. Tómate unos días tranquilo y será mejor para tu ojo y posterior visión.

Evita presionar el ojo: Esto es de sentido común. Tendrás que evitar realizar presión sobre el ojo operado.

Está permitido leer y ver la televisión:  Esto no está prohibido salvo que tu oftálmologo te diga todo lo contrario. Puedes ver la televisión, leer un libro o periódico, maniobrar con tu móvil o manejar tu ordenador. También puedes salir por la calle y evita correr.  




Compartir

Más información en nuestro departamento de Atención al Paciente:


Solicitar una cita